Son soluciones acuosas obtenidas por el paso de una mezcla de agua y sal de común de mesa, a través de una celda electrolítica diafragmática.
Este proceso se cumple en equipos, inicialmente desarrollados para uso espacial en la ex URSS, que desde hace más de 20 años brindan servicio en innumerables aplicaciones públicas y privadas.

 

A la salida de estos equipos se obtienen dos líquidos de características muy diferentes:

 

a) En la cámara anódica se produce una solución acuosa, anolito, de gran poder biocida, basado en la presencia de ácido hipocloroso y microcarga eléctrica molecular. El anolito tiene un pH neutro, potencial Redox de +850 a +1000 mV, y su poder biocida es muy superior al de los desinfectantes tradicionales. Comparado con el hipoclorito de sodio es hasta 100 veces superior, con la ventaja de no producir corrosión en equipos e instalaciones, no producir irritación de piel ni ojos, no ocasionar daños a humanos, animales, plantas ni medio ambiente.

 

b) En la cámara catódica se produce una solución acuosa detergente, sin espuma, un pH de 11,5 a 12, con gran poder desengrasante, reemplazando en muchas aplicaciones a la soda cáustica, sin los inconvenientes de ésta, ya que no produce corrosión ni subproductos químicos nocivos.